Análisisseguridad

¿Deberíamos tener más cuidado con las conexiones WiFi abiertas?

Por Edgar Trias 3 julio, 2017 0 comentarios
seguridad en la red

Consultar las redes sociales, enviar fotografías o vídeos, escuchar música online… En vacaciones, cuando pasamos varios días fuera de casa, nuestro uso habitual del móvil supone un gasto importante del consumo de datos y es normal que, a la mínima oportunidad, prefiramos conectarnos a cualquier red wifi para hacer todo aquello que sabemos que va a gastar más.
Hoteles, bares, restaurantes, aeropuertos, incluso determinadas zonas de algunas ciudades ofrecen conexiones wifi y la mayoría de las veces no nos importa conectarnos a ellas sin tener en cuenta su seguridad. ¿Deberíamos tener más cuidado?

¿QUÉ DEBEMOS TENER EN CUENTA CON CONEXIONES WIFI PÚBLICAS?

Cuando nos conectamos a una red pública no somos demasiado conscientes que cualquiera puede estar conectado y desconocemos las intenciones que tiene.

conexiones wifi seguras

Vamos a analizar a qué pueden tener acceso:

Páginas web no seguras:

Hay aplicaciones gratuitas que permiten ver el tráfico que sale de los demás dispositivos conectados a la misma red wifi. Esto significa que van a poder acceder a las páginas que estemos viendo, a los formularios que rellenemos, mensajes en foros… siempre que se trate de una página web no segura.

Páginas web seguras:

Cuando la página web sea segura (protocolos HTTPS; lo sabremos porque sale el dibujo del candado de conexión segura en la parte izquierda de la url) no tendremos este riesgo porque, en estos casos, la información se envía de forma cifrada y no va a ser accesible. Actualmente la gran mayoría de redes sociales, whatsapp, correo electrónicos… tienen una conexión segura.

Pero debemos tener en cuenta que si el ciberdelincuente quiere algún tipo de información nuestra, tiene varias maneras de conseguirla; entre ellas, crear páginas falsas y configurar el router wifi para que nos dirija a ellas. De esta manera podemos pensar que estamos en una página (por ejemplo en la página de entrada de Facebook) sin que sea la auténtica y la información rellenada sí que será accesible para él. O directamente puede infectar nuestro dispositivo con un virus sin que nos demos cuenta.

Soluciones:

La mejor solución para evitar posibles actuaciones ciber delictivas utilizando conexiones wifi públicas sería utilizando un servicio de VPN (Virtual Private Network); de esta manera todo el tráfico que salga de nuestros dispositivos estará cifrado aunque estemos navegando en páginas no seguras. Además, con VPN no solamente navegarás de una forma mucho más segura sino que también podrás acceder a webs que tengan contenido limitado por ámbito geográfico ya que este tipo de servicio evita que se pueda localizar la IP de origen.
Puedes encontrar servicios VPN tanto gratis como de pago.

conexiones wifi abiertas

Tampoco iría mal que siguiéramos algunos consejos:

1. Evita conectarte en aquellas redes wifi de las que no te suene de nada el nombre.

Sí, lo sabemos. A veces las ganas de conectarnos nos pueden (y más si ya nos hemos gastado nuestro cupo mensual de datos), y eso puede hacer que no filtremos y nos conformemos con cualquier cosa, en este caso una red wifi de nombre indescifrable. Pero recuerda, nada va a ser tan urgente como para tener que hacerlo desde una red desconocida y, si es tan urgente, con más motivo no lo hagas nunca desde una red desconocida.
Si estás en un bar o un hotel, busca las que lleven el mismo nombre, y si tienen una red exclusiva para clientes con contraseña, mucho mejor. Si no encuentras nada que se le parezca, disfruta de la compañía, de un buen libro o de un momento offline.

2. Activa la autenticación en dos pasos.

Con la autenticación en dos pasos estamos añadiendo una verificación más para poder demostrar que nosotros somos nosotros. Esto significa que, a parte de poner nuestro usuario y nuestra contraseña, vamos a necesitar un medio de verificación más, que puede ser un número de teléfono, una clave enviada por sms… Con esta doble autenticación estamos aumentando mucho nuestra seguridad ya que aunque hayan conseguido nuestro usuario y nuestra contraseña, no van a poder acceder a nuestra cuenta porque no tendrán la segunda clave.

3. Desactiva las opciones para compartir archivos.

No trates las redes abiertas como si fuera tu casa o tu trabajo. Si tienes por costumbre conectarte en hoteles, en bibliotecas o en bares, lo mejor que puedes hacer es tener desactivada por defecto la opción de compartir archivos.

4. Utiliza el sentido común.

Poco queda por añadir después de este titular pero si tienes que entrar en tus cuentas bancarias, enviar información confidencial… no utilices redes abiertas.

También puede interesarte...

Comments